Durga’s Tiger School® Tantra - Yoga - Chamanismo

en la Casa Kiliku - Quito, Ecuador

Tratamientos de Zen Shiatsu

Basado en la Medicina Tradicional China (MTC), el Shiatsu, es un método de sanación y autoconocimiento en el que se aplica digito puntura a lo largo de los canales energéticos del cuerpo, estiramientos y movilizaciones de articulaciones. Se trabaja a nivel energético para restablecer el equilibrio a nivel físico, emocional, mental y espiritual.

El concepto de energía

Antes de hablar de Shiatsu es importante entender que nuestro cuerpo es energía. Igual que la energía fluye por el universo y todas las cosas que nos rodean, ésta circula también por nuestro cuerpo y es el motor de nuestros órganos, funciones vitales, pensamientos y capacidad de expresar nuestras emociones.

xy

Por un lado, el ser humano absorbe energía del entorno (la energía de la Pachamama y del Universo) por medio de canales energéticos principales que recorren el centro de nuestro cuerpo y que conectan directamente con cielo y tierra. Por otro lado absorbe energía del aire que respiramos y de la comida que ingerimos para transformarla en algo que sea útil para el correcto funcionamiento del cuerpo.

Esto nos indica que es muy importante mantener una buena postura en nuestras actividades cotidianas, comer bien y respirar correctamente para poder tener buena salud.

Entonces una vez que hay energía en el cuerpo, ésta tiene que atender a las diferentes funciones del organismo y para hacerlo se va transformado y creando los cinco movimientos o los cinco elementos que son la base de la Medicina Tradicional China, de su diagnóstico y de sus tratamientos.

De esto deducimos que nada es estático, todo se mueve y todo se transforma y, para que la energía del ser humano fluya, ésta tiene que estar en continua transformación. Cuando no cambiamos nos bloqueamos, nos endurecemos, nos quedamos estancados en las mismas emociones y en los mismos pensamientos y así nace la enfermedad.

Cada elemento está continuamente consumiendo energía y entregando energía generando unas funciones físicas, mentales, emocionales y espirituales; entonces se trata de aprender a reconocer que parte de nuestra vida está relacionada con cada elemento, y de consecuencia que órganos y canales nos van a ayudar en cada función. Por ejemplo podemos entender una emoción que tenemos, de qué órgano proviene y a través de qué canal energético se expresa, por tanto habrá un tratamiento de Shiatsu que permite liberar esta emoción.

Daniela de Girolamo – nuestra terapeuta de Shiatsu y monitora de Chi Kung

Daniela de Girolamo - Shiatsu

Me acerqué al Shiatsu y a la Medicina Tradicional China mientras estaba estudiado el masaje Ayurveda (Abyanga y Marmatico) y la reflexología. En esta época tuve la oportunidad de conocer unos estudiantes de Shiatsu con los que empecé a intercambiar masaje Ayurveda por Shiatsu, dándome cuenta que estas dos medicinas milenarias (la Ayurveda y la China) tenían muchas cosas en común, formas de entendimiento de las leyes naturales muy similares y conocimientos y herramientas que se complementan perfectamente.

La Medicina Tradicional China y su teoría de los cinco elementos y la explicación de los procesos energéticos del cuerpo, me parecieron desde el principio una manera muy clara y sencilla de entender cómo el cuerpo humano y la naturaleza están perfectamente conectados y en relación de interdependencia, así que si entendemos las leyes y la forma de funcionar de los elementos de la naturaleza, podemos entender también cuáles son las leyes que rigen nuestra forma de respirar, comer, dormir, procesar, pensar, sentir en un determinado momento de nuestra vida.

En 2010 cumplí mi formación como terapeuta de Shiatsu en la escuela Sol y Luna de Granada con titulación reconocida por APSE (Asociación de Profesionales de Shiatsu en España) que a su vez es parte de la la FES (Federación Europea de Shiatsu) que llevan años regulando la formación y profesión de Shiatsu a nivel europeo e internacional.

xy

Cuando encuentras una pasión necesitas cultivarla constantemente y experimentar con ella para poder evolucionar con ella y encontrar inspiración; por esto he seguido con formaciones post-grado; entre ellas: “Shiatsu y ciclo menstrual” con Marina De Franceschi (Italia), “Métodos de diagnóstico y trabajo con los chackras” con Diego Sanchez (Uruguay).

Los practicantes de Shiatsu (y de todas la terapias manuales y energéticas), descubrimos pronto la importancia de mantener nuestro propio flujo energético equilibrado y en constante movimiento para ser saludables y desarrollar la capacidad de no dejar que la energía de los demás nos afecte. Fue así como empecé a practicar y estudiar Chi Kung. En 2012 completé el segundo año de profesorado de Chi Kung después de haber acumulado varias horas de prácticas diarias y haber experimentado en primera persona, los profundos beneficios de este arte de mover el cuerpo, respirar y dirigir la intención con la mente.

La FES y la ISN (International Shiatsu Network) han establecido una definición conjunta para el Shiatsu:

“Shiatsu es un sistema autónomo para el cuidado de la salud nacido en Japón bajo la influencia de la sabiduría China y los más recientes conocimientos occidentales. Sus raíces teóricas y prácticas provienen de la filosofía y de las antiguas tradiciones orientales de curación y en la concepción holística de la vida y la salud basada en ellas.

“El objetivo del shiatsu es estimular y apoyar los procesos naturales de auto curación, de bienestar y crecimiento personal, y mantener la salud buscando el equilibrio de la energía vital de la persona. El tratamiento se basa en la aplicación de presión, trabajo energético y físico sobre los canales (meridianos) y sobre puntos para equilibrar la circulación de la energía vital del cuerpo (Ki o Chi).

“Es un método auto regulado para cuidar y promover la salud, que sustenta el desarrollo de un nuevo planteamiento holístico de la salud en Europa”.

El Shiatsu ayuda a restablecer el equilibrio en muchas situaciones, entre otras:

La sesión de Shiatsu dura entre los 50 y 60 minutos, se desarrolla tumbado en un futón y con ropa cómoda puesta para poder movilizar las extremidades y articulaciones cómodamente. Se desaconseja venir con jeans que imposibilitan el trabajo en la parte baja de la columna vertebral y aprietan la articulación de la cadera.

Gracias a las técnicas de Zen Shiatsu se puede establecer un dialogo no verbal entre terapeuta y paciente en él que el cuerpo del receptor expresa lo que necesita a nivel físico, emocional y mental y el terapeuta escucha con sus manos manteniendo un contacto atento, consciente y libre de prejuicios.

La presión en los canales se aplica en función de lo que necesite la persona, buscando un equilibrio entre presión dada y lo que puede soportar el paciente, se sigue un determinado ritmo en el masaje que sea acorde con lo que la persona necesite (hay quien necesita relajarse, desconectar, calmarse y hay quien necesita movilizarse, tener más ímpetu, estirarse…).

Poco a poco el paciente se dejará llevar por este ritmo, se relajará cada vez más y puede que en algunas ocasiones pierda la cognición del lugar y el tiempo y entonces, desconecte de las cosas de todos los días para luego volver a ellas con otra visión más objetiva y más clara; esto es lo que hace que el proceso de curación sea más rápido porque cuando nos hacemos conscientes de donde vienen nuestros bloqueos, podemos actuar sobre ellos.

Es importante quedarse relajado durante la sesión para permitir al terapeuta trabajar con estiramientos y movilizaciones articulares. Cuando ponemos resistencia y mantenemos las articulaciones rígidas, la energía no fluye. Si la energía no circula, el proceso de cambio será mucho mas lento.

Los meridianos (canales energéticos) que recorren todo el cuerpo, pasan entre tejidos diferentes y según como circule la energía por estos canales podemos percibir diferentes sensaciones. Notaremos como cada zona del cuerpo reacciona de una forma, a una misma intensidad de presión y descubriremos entonces donde se encuentra el bloqueo y donde el flujo energético es mas débil. Significa que descubriremos puntos del cuerpo de los que ni imaginábamos la sensación al tocarlos, que son muy dolorosos o muy placenteros, que rechazan la presión o necesitan una presión muy muy profunda para llegar a sentir algo.

Todas estas sensaciones ayudan el paciente a crear un mapa de su cuerpo y notar cuáles son sus puntos fuertes y los más débiles; gracias a esto empezará a buscar el equilibrio de forma natural, cambiando las posturas incorrectas, sintiendo a nivel digestivo lo que su cuerpo procesa mejor o no y cambiando su alimentación, aprendiendo a liberar las emociones y a controlar los pensamientos poniendo claridad en ellos.

El Shiatsu no es una píldora con cantidades preestablecidas para cada tipo de dolencia. Es difícil establecer cuantas sesiones hacen falta para recuperar el equilibrio y sobretodo mantenerlo. Esto depende de varios factores: el tiempo que la persona lleva manteniendo un hábito incorrecto (postural, emocional, alimenticio, mental), cuál es su herencia genética, el grado de rigidez acumulada en el cuerpo o la cantidad de emociones estancadas.

Cuando hay mucha rigidez (física, mental, emocional o espiritual) primero hay que actuar sobre ella para poder llegar a un trabajo más profundo.

Si el desequilibrio al que nos enfrentamos es muy reciente, la curación será más rápida, pero, llegar al origen de este desequilibrio para saber qué es lo que lo creó y así hacer que no se repita, puede ser un proceso más largo.

enes